Por qué ha subido el precio de la electricidad

 

Resulta, en el mejor de los casos inusitado, ver cómo durante varias semanas el precio de la energía eléctrica registra precios tan elevados sin que abra portadas de periódicos y telediarios. Podemos estar de acuerdo en el hecho de que haya días puntuales u horas concretas con precios alto no es noticia, pero cuando se registran precios anómalos respecto al histórico de los meses de primavera, lo puntual comienza a ser una tendencia y eso sí es relevante. Lo es desde el punto de vista micro, en lo que afecta a las familias, autónomos y pequeños negocios, pero también lo es desde un punto de vista macro, en todo lo que tiene ver con la industria y los costes energéticos que lastran su competitividad. También lo es desde el punto de vista del aumento del IPC, ya que su índice se ve afectado por el incremento de los precios de la energía.

Estamos en un momento difícil de la economía, con una situación de crisis, con muchos trabajadores aún en situación de ERTE y con negocios cerrados, y unos precios elevados no contribuyen a la recuperación económica que necesita el país, sino más bien al contrario. Conviene recordar que, aunque el Estado de Alarma haya concluido, la demanda nacional corregida de electricidad ha bajado en el año móvil 1,7% según datos de REE.

Pero ¿qué ocurre entonces? La teoría económica, lo que dice es que un mercado marginalista como es el mercado mayorista de electricidad tiene típicamente dos tecnologías que son marginales, es decir, que generalmente son las que fijan el precio de casación de la energía al ser las últimas ofertas (y más caras) que cubren las necesidades del sistema. Esto se debe a que son tecnologías con elevados costes variables, ya que están expuestos a las variaciones de precio de las materias primas en los mercados internacionales. Nos referimos al carbón y al gas natural. En la medida que sus precios estén altos en los mercados internacionales por coyunturas políticas ajenas a lo que ocurra en España, tiene su impacto en las ofertas que presentan en el mercado mayorista de electricidad (pool) las centrales térmicas convencionales, tanto las de carbón como los ciclos combinados.

En este sentido, se puede comprobar cómo durante los últimos tiempos, y concretamente en los últimos meses el precio del carbón registra precios elevados alcanzando los 82$/t, y el gas natural que se ha situado en unos 25€/MWh, que es un precio más elevado que hace unos meses. Los expertos en la materia te dirán que esto está influido por un hecho principal, y es que el precio del CO2 alcanzó los 55€/t y fluctúa en el rango alto de los 48€/t y los 50€/t, aunque la tendencia sigue al alza por un componente especulativo. Y esto influye directamente en estas centrales de generación, ya que, al ser las más contaminantes, emiten gran cantidad de CO2 y, por tanto, deben pagar por sus emisiones, lo que lleva a que, al internalizar estos elevados precios de CO2, sus ofertas en el mercado mayorista de electricidad sean más elevadas. Pero pasar de 25 a 50 €/t duplicando su precio, puede justificar un incremento de unos 7-8 €/MWh en el pool. Pero la realidad es que éste ha subido 23-25€ en un año. En abril del año pasado se registró un precio medio de 42€/MWh y este se ha situado en 65€/MWh.

Hasta aquí, todo parece seguir un hilo argumental lógico. Hay factores exógenos que afectan a nuestro mercado eléctrico. Sin embargo, cuando uno pone la lupa en lo que está ocurriendo realmente en el mercado lo que ve es otra cosa bien distinta…

A continuación, se adjuntan dos imágenes que se corresponden con ficheros descargados de OMIE, el Operador del Mercado Ibérico de Electricidad que es el organismo encargado de gestionar el mercado mayorista. Ambas imágenes representan para cada una de las horas de los días del mes seleccionado (abril y mayo de 2021) en una tabla para el sistema eléctrico español, la tecnología de las unidades que han resultado casadas y cuyo último bloque de energía han marcado precio marginal en el sistema eléctrico consultado. Es decir, representa qué tecnología ha fijado el precio en el mercado cada día, hora a hora.

 

 

La leyenda no se aprecia con nitidez, pero lo aclaramos aquí: la TCC (térmica de ciclo combinado) es de color verde aguamarina y la TER (es la generación térmica convencional, es decir, el carbón) que se representa en color naranja. En buena lógica a todo lo apuntado hasta ahora, lo que deberíamos ver es un cuadro plagado de ambos colores. Pero ¡OOHH! Cuál es nuestra sorpresa cuando lo que vemos es un cuadro lleno de un color azul celeste. En este “juego de agudeza visual”, es fácil percibir que hay una tecnología que no es ni verde ni naranja la que ha fijado el precio durante el último mes y medio de forma mayoritaria. ¿Cuál es entonces?… (redoble de tambores… pausa dramática) Efectivamente, su color azul celeste es todo lo intuitivo que cabría esperar: la Hidráulica, HI (generación hidráulica en la leyenda del gráfico)

¿Cómo es esto posible? ¿Tan cara es el agua?… Deben de estar los embalses vacíos y por eso los propietarios de las centrales hidráulicas con concesiones de 75 – 100 años y sin costes variables en una situación de escasez de agua embalsada se ven en la necesidad de ofertar a precios elevados para poner en valor un recurso escaso. Esto sería un discurso lógico…

Vamos a ver, entonces cómo están los embalses… ¡OOHH, Sorpresa! (y van dos).

 

 

No hay sequía, puesto que este año 2021 ha sido especialmente lluvioso y, es más, en primavera el agua suele abundar por el deshielo de las montañas que acompaña que los ríos vayan especialmente cargados, y de media vemos que los embalses superan el 60% de su capacidad.

En conclusión, estamos viviendo unos “juegos del agua” en una atípica primavera en el sector eléctrico, que benefician a aquellos que poseen algunas centrales, incluso los que tienen varias de distinta tecnología y cuya energía se aseguran de casar con precios bajos, porque el sistema marginalista les retribuirá toda la energía por el precio de la más cara.

Pero, ojo. Las renovables, que están muy calladas, también ganan con un precio alto porque es parte de su retribución y se ven beneficiadas en estas situaciones con el sistema marginalista de precios.

Y mientras tanto, cabe preguntarse qué hace el Gobierno ante esta situación. Pues vaya… está preparando un sistema nuevo de pagos por capacidad para los ciclos en estos precisos momentos, con el pretexto de que deben garantizar potencia firme ante la intermitencia de las renovables. Y también debe pagar unos 500 millones de EUR a las hidráulicas por la reciente sentencia que se ha publicado contra el canon hidráulico de 2013 y 2014. Y, por supuesto, y no menos importante, otro que también gana es Hacienda, que recauda mucho más con un precio alto en la factura de la luz.

Pero bueno, podemos estar tranquilos porque en España hay un organismo regulador y supervisor del sistema eléctrico. Y bien, ¿qué medidas está tomando? Pues por desgracia lo desconocemos, ya que con esta situación de precios altos en el mercado cabría esperar un informe de supervisión, pero ni está ni se le espera. Lo que sí se espera es que se ponga en vigor en un par de semanas una nueva estructura tarifaria con una nueva metodología de reparto de los peajes de transporte y distribución, que los consumidores no conocen (a pesar del esfuerzo de las compañías en divulgar a nuestros clientes los cambios que se avecinan) y cuyo desconocimiento en los nuevos tramos horarios obligará a cambios en los hábitos de consumo si los consumidores no quieren llevarse sorpresas.

En definitiva, ganan y pierden siempre los mismos. Pero tengamos todos presentes que si vamos a precios del entorno de 80€/MWh como apuntan los mercados de futuros, eso son 35€/MWh vs. la media histórica de la última década (45 €/MWh), lo que supondría un impacto de unos 9.000 Millones de EUR al año a la economía o, lo que es lo mismo, un 0,70% del PIB.

Juzguen ustedes mismos…

Esta entrada ha sido publicada en Mercado y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 11 =